Ir al Contenido

Historia

La historia del césped artificial se remonta al año 1965, cuando fue instalado el primer estadio de césped sintético, el Astrodomo de Houston, en Texas. Su uso llegó a ser extenso en los años setenta, pero esta primera generación de pasto sintético no tuvo una buena crítica, debido al aumento de lesiones en los jugadores, por lo que muchos equipos decidieron volver al uso del césped natural.

Sin embargo el césped artificial continuo su evolución a través del perfeccionamiento en la tecnología utilizada para la creación de nuevas fibras y materiales. Años de ardua investigación dieron origen a principios de esta década, a lo que se conoce como la “Tercera Generación” de césped sintético, un producto amistoso al medio ambiente, excepcional en textura, color y seguridad, el cual posee todos los beneficios del césped real pero con un costo de mantenimiento prácticamente nulo.

Además cabe destacar, que el uso del césped sintético en sus numerosas aplicaciones, surge como una excelente alternativa para hacer frente a la escasez de agua, debido al sustancial ahorro que se produce en el consumo de la misma.

Dichas características lo califican no solo para el uso exclusivo en superficies deportivas de alto rendimiento, sino que también para el uso ornamental en cualquier tipo de instalaciones, debido al gran desarrollo de sus fibras que han alcanzado un alto nivel de realismo.


Regresar al contenido | Regresar al menú principal